Periodoncia

La odontología que trata a todo lo que rodea al diente es la Periodoncia: las encías, el hueso que sujeta las raíces, la propia superficie de estas.

Muchas personas pueden entender que el sangrado de las encías puede ser normal y no tomar medidas al respecto. Este sangrado es, como mínimo, una alerta de que algo no marcha bien. Puede ser resultado de una inflamación de los tejidos más superficiales, que sería la gingivitis, o de los tejidos más profundos. Si así fuera, estaríamos ante un problema de periodontitis, comúnmente conocida por piorrea, en la que ya, además de la inflamación de las encías, existe destrucción del hueso que rodea la raíz. Cuanto mayor sea esta menor sujeción tiene el diente, llegando a moverse, ligeramente al principio y poco a poco más, hasta hacerlos inviables, y que literalmente se caiga solo o haya que extraerlo.

Sólo tratando cuanto antes mejor este problema, podemos evitar el desarrollo del proceso. Una persona puede perfectamente no tener ninguna caries ni ningún empaste, considerando así que su boca está en perfecto estado, y sin embargo tener sus piezas con tal problema de movilidad, sangrado,… que provoque su pérdida.

12